martes, 20 de febrero de 2018

Vivir del viento, Alberto Vázquez-Figueroa

TÍTULO: VIVIR DEL VIENTO
AUTOR: ALBERTO VÁZQUEZ-FIGUEROA

Nos cobran hasta por el aire que respiramos... 

Pero a partir de ahora, nos cobrarán incluso por el que ni siquiera respiramos. 

Una energía gratuita y natural se está convirtiendo en el sucio negocio de unos pocos especuladores que se aprovechan de nuestro desconocimiento y buena fe, porque la avaricia humana es capaz de contaminarlo todo... 

No sólo la tierra, el mar o el aire... también el viento.

Y nadie se da cuenta de nada hasta que un día un grupo de amigos decide denunciar esta enorme estafa, poniendo en peligro sus propias vidas.

(Fuente: Me gusta leer Ficha completa aquí)


OPINIÓN PERSONAL

Tenía este libro y decidí darle una oportunidad porque este año me he propuesto seriamente intentar leer el mayor número posible de las lecturas pendientes que tengo en casa y así, si no me llegan al alma (esto significa que no me gusten demasiado), donaré los ejemplares a la biblioteca o se los daré a alguien que pueda aprovecharlos mejor y haré hueco, ya que mis estanterías están casi al límite de su capacidad. "Vivir del viento" lo comencé con optimismo, la sinopsis me parecía intrigante y además tenía ganas de leer algo de su autor, pero me he llevado una decepción.

Las primeras páginas las vi un poco confusas, no parece que sea el inicio de una novela, sino que es como si ya lleváramos varios capítulos y supiéramos quiénes son todos los personajes. Se ponen a hablar y tuve que estar muy atenta para entender qué papel jugaba cada uno, quién estaba casado con quién, etc.

La historia comienza con Victor y Celeste visitando a su amigo Stanley Hooper en su rancho. Victor es un reconocido director de cine y Celeste, su esposa, una famosa actriz. Stanley es productor y entendí que habían ido a pasar unos días a su casa para encontrarse también con otro matrimonio, Norman y Lucia, que estaban pasando por un momento complicado por una grave enfermedad de ella. Una vez allí, surge una conversación en la que Norman crítica con dureza el tema de los aerogeneradores, pues según él, por mucho que sean una fuente de energía limpia no sirven para nada porque no se les saca provecho y muchos lo que pretenden es beneficiarse de las subvenciones que se dan por instalar un parque eólico.

Lo primero que no me hizo gracia fue la razón inicial de Norman para quejarse. Supuestamente le dio por pasar una noche cerca de un parque eólico junto a su mujer y le molestó el ruido. No sé, digo yo que por lógica tampoco te vas a dormir a un sitio. Otra cosa sería si al lado de su casa hubieran instalado los aerogeneradores, pero bueno, digamos que alguna excusa tenía que tener para hablar de eso.

Sinceramente, la conversación me parecía forzada y encima todos los personajes me caían mal porque me parecían falsos. No falsos en el sentido de decir una cosa y hacer otra, sino falsos en el sentido de que no me transmitían ser gente real, hablaban y parecía que seguían un guión y no se les veía naturalidad. Sé que me estoy explicando realmente mal, pero fue una sensación extraña, no podía conectar con ninguno y encima no tenía interés en lo que se contaba, porque lo de los aerogeneradores se decía casi que como una anécdota y parecía que tenían más importancia las divagaciones de los personajes sobre aspectos irrelevantes de sus vidas.

Resultado de imagen de aerogeneradorEn teoría, la estafa que la trama plantea que hay con la energía eólica es lo más relevante, pero no resulta creíble cómo se desarrolla este tema. Se ponen a dar a entender que hay una gran conspiración cuando no tienen nada que apoye lo que dicen, no se les ve investigar, de repente parece que todos son expertos y ya, puestos a tirar la casa por la ventana, dicen que van a hacer una película para denunciar el fraude.

Planear bien ese proyecto y enfrentarse a los que se benefician de del fraude son los supuestos puntos clave de la novela, pero para mí llega un momento en el que hasta parece un elemento decorativo de la trama.

Cuando mencioné anteriormente a los personajes, os dije que Lucia, la mujer de Norman, estaba enferma y la relación de ambos para mí llegó a tener más protagonismo que lo de los aerogeneradores. Lucia sabe que no tardará en  morir y le hace una petición a Celeste para que su marido esté bien cuando ella haya muerto, pero es que incluso todo lo relacionado con eso aburre. Lucia es descrita como un ser inolvidable y maravilloso y parece que su matrimonio con Norman ha sido un camino de rosas y es surrealista, si leéis el libro, es que es como si el autor no hubiera tenido claro si quería hacer un libro romántico o un libro denunciando una estafa.

Dicho todo esto, ya habréis podido deducir que lo que sentí con esta lectura fue una mezcla de indiferencia y enfado en algunos instantes. No logré sentirme implicada con lo que se contaba y sentía que lo que leía no me estaba aportando nada. Más o menos a la mitad, considero que mejoró un poco, pero seguía fallando en lo mismo: los personajes hacían acusaciones sin fundamento y, aunque aparecieron unos enemigos que hicieron que la trama fuera un poco más trepidante, no entendí que se preocuparan de lo que decían gente como los protagonistas.

A ver, quiero aclarar algo para que no se malinterprete lo que he dicho: yo no considero que detrás de las energías renovables no haya ninguna estafa ni ningún negocio sucio, al igual que en todo, seguro que hay quien pretende aprovecharse de estas fuentes de energía, pero si un autor utiliza esto para un libro, lo mínimo que pido es que parezca creíble lo que se está diciendo y que no me presente a unos personajes que tienen una charla y de un momento a otro se creen los salvadores del mundo.

El tramo final es lo peor, el desenlace es brusco y me dejó la sensación de que la historia quedó a medias. Y por si esto fuera a poco, sin venir a cuento, un personaje se convierte de repente en experto en resolver catástrofes naturales y se pone a hablar de cómo se tenía que haber resuelto el vertido que causó el Prestige en Galicia (España). Es más, el último capítulo es un "Anexo: informe a las autoridades españolas" que habla de datos muy técnicos y, en serio, no sé a cuento de qué venía esto en el libro. 

De las 300 páginas que tiene, lo mejor de la novela es la parte central. Si hubiera profundizado o se hubiera centrado más en lo que parecía el tema principal, creo que mi decepción sería menor.

Valoración del libro: 3,5/10 "Con una premisa prometedora, es una historia que falla al presentar a unos personajes que denuncian un fraude sin aparentemente haberse informado del tema. Además, resultan irreales y no es fácil creerse su comportamiento. Me costó engancharme y aunque luego me pareció una lectura más entretenida, no sentí que me aportara gran cosa".

Todo lo expresado anteriormente es mi opinión, esto no significa que esté en contra de otros puntos de vista u otro tipo de opiniones. Si queréis preguntar algo o queréis dar vuestra valoración, no dudéis en dejar vuestro comentario, siempre que lo hagáis de modo respetuoso.

sábado, 17 de febrero de 2018

El día que se perdió la cordura, Javier Castillo

TÍTULO: EL DÍA QUE SE PERDIÓ LA CORDURA
AUTOR: JAVIER CASTILLO


«A veces el destino nos pone a prueba para que sepamos que existe».


Centro de Boston, 24 de diciembre, un hombre camina desnudo con la cabeza decapitada de una joven. 

El doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y Stella Hyden, agente de perfiles del FBI, se adentrarán en una investigación que pondrá en juego sus vidas, su concepción de la cordura y que los llevará hasta unos sucesos fortuitos ocurridos en el misterioso pueblo de Salt Lake diecisiete años atrás.


(Fuente: Me gusta leer Ficha completa aquí)



OPINIÓN PERSONAL

Después de ver muchas opiniones positivas de este libro, por fin pude darle una oportunidad y debo decir que quedé gratamente sorprendida. No es una historia perfecta, pero os puedo asegurar que hace tiempo que una lectura no me tenía tan atrapada y despertaba en mí ese ansia de querer estar leyendo sin parar.

La introducción me decepcionó un poco, ya que un hombre nos narra en primera persona que está caminando desnudo por una calle y que lleva consigo una cabeza humana, y lo hace como quien dice que lleva una bolsa de la compra. En ese momento, podía entender que era probable que fuera un psicópata y que por eso mostrara cierta indiferencia, pero creo que hubiera sido interesante que el autor generara más ambiente respecto a un hecho tan insólito, tal vez contando cómo se impresionaban otros transeúntes o algo así.

Eso sucede el 24 de diciembre de 2013 en Boston, pero el capítulo 3 da un salto al pasado y nos lleva al 13 de junio de 1996, año en el cual se entiende que ocurrió algo en un pueblo llamado Salt Lake y que tiene una conexión con lo sucedido en 2013. A lo largo de toda la novela se van produciendo saltos entre ambos momentos y me gustaría destacar que el autor logró que mi atención nunca decayera ni que me pareciera que lo que se contaba de un año fuera más aburrido que lo del otro.Como hasta avanzada la lectura no se sabe cuál es la unión entre lo que pasa en 2013 y en 1996, voy a hacer un pequeño comentario de lo que sucede en cada uno de esos años sin dar spoilers:


2013

En esta parte de la historia nos centramos en el supuesto asesino que iba andando con la cabeza de una mujer cuya identidad es desconocida inicialmente. Debido a que la policía no consigue que diga ni una palabra, este hombre es trasladado a un centro psiquiátrico dirigido por el prestigioso doctor Jenkins, famoso por haber colaborado en otros casos y  por ser capaz de analizar muy bien a criminales.

Inicialmente, él tampoco consigue hacerle hablar, motivo por el cual el FBI asigna al caso a Stella Hyden, una experta en perfiles psicológicos, para ver si de este modo se logra avanzar. Lo que ninguno de los dos esperaba es que un paquete con un contenido bastante desagradable les llegue justo cuando van a comenzar los interrogatorios nuevamente. Lo que traía ese paquete les hará replantearse si están investigando un asesinato normal o si el detenido está jugando con ellos y persigue hacer daño también al doctor Jenkins...

Según se produce lo del paquete, mi atención se disparó, ya que no me esperaba ese giro en los acontecimientos y empecé a interesarme por conocer también Jenkins. Tras esto, la narración es trepidante y es necesario no ignorar nada de lo que se cuenta.


1996

Aquí los protagonistas son los Maslow, una familia compuesta por un matrimonio y sus dos hijas, Amanda de 16 años y Carla de 7. Para Amanda, ir a pasar las vacaciones de verano a Salt Lake es como un castigo, pues ella preferiría estar en Nueva York y no allí, pero se lo intenta tomar lo mejor posible.

Viendo sus actitudes al llegar al pueblo, pensé que iba a pasar lo típico de que a Amanda le pasaba algo y se iba a decir que era por su rebeldía, pero no, pronto me di cuenta de que Amanda no era tan quejica como parecía que iba a ser y que una hoja de papel iba a cambiarlo todo en su vida. Cuando llega a la casa que su familia ha alquilado, encuentra por casualidad un papelito y lo que tiene escrito es simple, pero siniestro... No digo lo que es porque me parece bueno que lo descubráis si leéis el libro, ya que estas pequeñas sorpresas de la trama serán las que ayuden a despertar en vuestro interior la chispa de la curiosidad y os hagan querer continuar con la lectura.

Tanto Amanda como sus padres y su hermana son personajes que no generan antipatía, pero con ellos sí que no sentí que hubiera un misterio ni que escondieran nada, lo relevante es lo que les iba a suceder. Mientras que con lo de 2003 parece que el pasado de los personajes es lo que juega un papel clave, aquí hay que estar atentos a lo que les va a suceder y no a nada que haya pasado previamente.

En esta parte hay un toque de romance que no es creíble, comienza bien, pero luego es totalmente surrealista. Personalmente, considero que el autor se lo podía haber ahorrado o desarrollarlo más para que no pareciera tan fuera de lugar.


Dicho esto, vuelvo a comentar la novela a nivel general.

La narración es muy fluida, lo que ayudó a que no me sintiera estancada en ningún instante. Además, el autor no pierde el tiempo describiendo cosas superfluas ni de relleno. Yo no soporto estar leyendo un thriller y que se narren las típicas conversaciones de despacho que no llevan a ningún lado y eso aquí no sucede.

Giros argumentales excesivamente inesperados no hay, en mi caso, muchas veces pude ir un paso por delante de lo que se estaba contando e ir adivinando varias cosas. En todo caso, quiero matizar: no es que pudiera ir 10 pasos por delante y saber el final desde el principio, solo podía deducir lo que iba a pasar justo después de lo que estaba leyendo, aunque no voy a negar que sí que adiviné un detalle muy importante de uno de los personajes.

Otro factor que hace que la lectura sea entretenida es que, aparte de que la novela va dando saltos entre los dos momentos temporales que mencioné anteriormente, los capítulos no centran la atención siempre en las mismas personas. El protagonismo está compartido entre Jenkins, el detenido, Amanda y otros personajes cuya identidad se va descubriendo al avanzar. Y para mí tiene mérito que todos tengan el mismo interés y que no me pareciera que sobraba ninguno de ellos.

Sobre el desenlace, pues es lo peor, me decepcionó bastante y la puntuación que le quito al libro se debe principalmente a eso. No soy psicóloga, pero no me cuadra que a cierto personaje le sea desvelado un gran secreto en el que sus recuerdos juegan un papel fundamental y que se lo tome con la facilidad con la que lo hace. Además, la acción disminuye en la parte final y me resultó imposible creerme ciertas actitudes.

Al acabar, casi todo queda cerrado, pero hay un epílogo que te da a entender que puede haber una continuación que, de hecho, ya existe y se titula "El día que se perdió el amor". Por la sinopsis, sigue la misma línea que "El día que se perdió la cordura" y es probable que ahí se resuelva un interrogante importante que dejó el primer libro.

Su ficha en la web de Me gusta leer la podéis ver aquí

Yo no tengo claro si la leeré, a pesar del interrogante que he mencionado, no sé hasta qué punto la historia puede dar más de sí.
Si alguien ya lo ha leído, me encantará conocer su opinión


Valoración del libro:  8,5/10 "Una historia que atrapa al poco de comenzar y que no te permite soltar el libro hasta acabarlo. A pesar de que considero que la trama no da grandes sorpresas, es una lectura que sabe generar intriga y que te hace dudar de tus propias teorías. Lo peor es la parte de romance tan poco creíble que tiene y un final en el que el ritmo baja y se dan sucesos que no cuadran".

Todo lo expresado anteriormente es mi opinión, esto no significa que esté en contra de otros puntos de vista u otro tipo de opiniones. Si queréis preguntar algo o queréis dar vuestra valoración, no dudéis en dejar vuestro comentario, siempre que lo hagáis de modo respetuoso.

lunes, 12 de febrero de 2018

Citas literarias que enamoran ♥

¡Hola! Puesto que esta semana se celebra San Valentín, he decidido hacer esta entrada en la que muestro 5 de mis citas literarias favoritas relacionadas con el romance. Antes leía muchos libros de esa temática, pero luego me fui decantando por otros géneros y ahora me he dado cuenta que echo de menos leer más historias de amor, así que a ver si en 2018 lo hago... ¿os animáis a recomendarme alguna? :-) 

Y ahora, dejo de irme por las ramas y os enseño las citas que he seleccionado:

1. Frase de Claudie Gallay que sale en el libro "La llamada del ángel" de Guillaume Musso.

Por si alguien nunca me lo ha visto mencionar, os diré que Guillaume Musso es uno de mis escritores favoritos. Además de por sus historias, me encanta porque tiene la costumbre de poner en sus libros citas de otras personas al inicio de cada de uno de los capítulos, intentando siempre que puedan encajar bien con lo que se va a contar. En "La llamada del ángel" (reseña aquí) salen estas frases de Claudie Gallay que creo que expresan de una manera hermosa la idea de que el destino conecta a algunas personas




2. "Mil lugares donde encontrarte" de Claudia Gray.

Leí este libro en 2015 (reseña aquí) y aunque considero que el romance no es el centro de atención en la historia, hubo una parte que fue especialmente bonita y que me dejó un buen recuerdo, además de que fragmentos como éste me hicieron suspirar de amor:




Ahora estoy esperando pacientemente a que se dignen a traducir al español los dos libros restantes de la trilogía, pero lo veo complicado ya que ha pasado mucho tiempo, así que tal vez algún día me anime a leer en inglés cómo acaba todo.


3. "Cómo enamorarte" de Cecelia Ahern.

De Cecelia Ahern he leído varios libros y "Cómo enamorarte" (reseña aquí) ha sido uno de los que más me han gustado. Realmente, la parte romántica era poca y se podría decir que el fragmento que he seleccionado no habla de eso exactamente, sino que describe cómo pueden ser los momentos que componen una vida y se hace de un modo que al menos para mí es cautivador. A veces parece que no valoramos la importancia que tiene un instante, pero en un instante pueden cambiar muchas cosas...



4. "Desnudando a la Bestia" de Rachel Bels.

Esta novela fue la 2º parte de la trilogía Tiger Rose (reseña aquí) y me gustó más que la 1º. Es una historia romántica con un lado erótico importante y a cuyos protagonistas les era complicado entenderse, pues ambos cargaban con sus traumas y a veces querían imponerse el uno sobre el otro, pero van evolucionando y me pareció tierno un fragmento en el que uno agradece al otro lo que le ha aportado. En las historias, muchas veces un personaje siempre está teniendo detalles con el otro pero nunca se ve que le diga algo tan sencillo como "gracias" por las cosas buenas que le aporta...



5. "Lazos de amor" de Brian Weiss.

Esta lectura fue para mí algo muy diferente a lo que estaba habituada, pues son sucesos en teoría reales narrados por un doctor especialista en regresiones a vidas pasadas. En este libro (reseña aquí) nos cuenta la experiencia de dos personas que no se conocían de nada y que acudieron a su consulta y descubrieron que se habían conocido en otras vidas. Para leerlo, no os digo que tengáis que creer al 100% que esto puede suceder, pero sí que hay que tener un poco la mente abierta. El fragmento que he elegido habla de lo que es el amor, algo que según el libro es lo que conecta a mucha gente...



Y hasta aquí esta entrada...


¿Habéis leído alguno de los libros mencionados? ¿Os han gustado las frases?

¿Os apetece mencionarme citas literarias relacionadas con el amor que os hayan gustado?

Espero vuestros comentarios :-)